Thursday, January 18, 2018
¿¡En Serio!?

Puerto mío, puerto pobre, puerto Eterno.

Abram Fuentes 11/06/2015 Opinión

11 de junio de 2015
Abram Fuentes

La falta de planificación, las estrategias politiqueras, la falta de interés del pueblo y los ciudadanos, la falta de comprensión, solidaridad y consideración, la falta de empatía, la supremacía del yo y la desaparición de la hermandad, la memoria a corto plazo, las mentiras, los ataques, las excusas, la inacción…todas y muchas otras cosas describen interdependientemente la situación actual de los ciudadanos en mi país. Este país se llama Puerto Rico, por las riquezas que lleva por dentro y por fuera: sus playas, ríos, valles, montañas, amaneceres, atardeceres, lagunas, flora y fauna…pero es, y sigue siendo, un país muy pobre a nivel socio-económico, especialmente al olvidar a las clases trabajadoras, a los adultos mayores y viejos retirados y maltratados, a los/as niños/as golpeados, violados y asesinados, a los adictos y enfermos de la salud mental que no tienen más opción que vagabundear y rogarle a su Dios por otro día.

Puerto de apertura al conocimiento, a las universidades, a sus bellezas y paisajes, a las sonrisas de un/a extraño o a las bebidas alcohólicas que nos invitan a reírnos a carcajadas; riqueza dolorosa, que angustia e indigna. Puerto exclusivo para los norteamericanos que se lucran de nuestros productos imponiendo impuestos como si no fuera suficiente correr con los costos operacionales.

Funcionamos de una manera comercialmente lucrativa para los Estados Unidos, sin considerar que el ELA se ha convertido en una incoherencia disfuncional e ineficiente para nuestra sociedad. Entonces, nos reímos del disidente y comentamos sin pensar; expresamos nuestras quejas en todas las cuentas cibernéticas para buscar un “like” o un comentario de aquel que en unos segundos le pareciste algo interesante. Este mismo escrito funciona como un tipo de catapulta al pensamiento analítico, a que tengas que retarme por escribir en un blog y compartirme en una red social. Pero si no comentas, ¿de qué vale tu opinión si te la quedas guardada para que no te conteste alguien más?

Se trata de utilizar los medios disponibles para llevar la noticia inadvertida y los pensamientos fugaces a los/as lectores/as pendientes, pacientes y dispuestos a cooperar. Por qué estamos más que dispuestos a gritar por una irregularidad en una transacción comercial, pero cuando se nos viola el derecho como seres humanos colonizados por una gran nación preferimos callar.

Recuerdo estar hace poco tiempo en un supermercado y escuchar a una señora gritar a toda boca “¿que tú me vas a cobrar cuanto?…chequeate eso bien, que yo no voy a pagar $10 por esa botella, es mas, si el shopper decía que estaba en descuento…” y por ahí continuó culpando a la cajera por no haberse memorizado el shopper o por haber cometido solo un error en el cobro de un producto. Le prometo a usted que la señora que luchaba por sus derechos, se aseguró de que todos nos percatáramos de la injusticia cometida en contra de ella. Qué sería de la señora si supiera que le están cobrando casi el doble por la botella porque fue traída desde otro país a este archipiélago, y que si fuera creada, desarrollada y embotellada aquí, tuviera un costo mucho menor y posiblemente tendría mejor sabor.

Pero la mente del colonizado es así: lucha por aquello que esta seguro que puede ganar, sin pensar que estuvo perdiendo todo el tiempo porque la decisión inicial fue tomada por otros/as que no incluyeron su pensar en el proceso. Entonces, se desmotiva el instruido y se auto-destruye el incapaz; si no trabajas eres “disfuncional”, y si estudias y no terminas entonces te quedaste atrás; y si no trabajas ni estudias eres un mal para esta sociedad. Y así continúa la segmentación de la humanidad en una pequeña isla que siempre tiene la posibilidad de amarse y cooperar para lograr mucho más.

Parecería que esta historia la han contado hace un siglo atrás en otros países latinoamericanos que también han sufrido el mal del colonizado. Pero, aparenta ser que esta historia no tiene suficientes lectores/as en Puerto Rico que hayan reflexionado y tomado acción como lo hicieron cuando leyeron Seva. Y entiendo lo que es el mainstream, y las noticias que pegan, mientras que no se discute entre las personas la deuda que tenemos que pagar porque un grupito de ladrones (por no decir cabrones) les dio por endeudarse para repartirse los chavos entre sus amigos/as y ellos/as mismos/as.

Entonces, si el gobierno no tiene poder decisional, y tampoco puede tomar decisiones racionales, y el dinero que le llega lo utiliza para aquello que considera irracional, ¿para qué demonios pagamos contribuciones?

Llevo ya varios años reportando la famosa planilla por servicios profesionales y todavía no llega el día que pueda decir que he podido ahorrar para pagarle al gobierno federal. Y esto se debe a que gano tan poco dinero que no cumplo con los requisitos para pagarle al gobierno estatal. Pero aún así, la cantidad adeudada por el pago al seguro social me sigue persiguiendo como un mal que se que nunca voy a recuperar. Sin dinero que ahorrar, con pagos tan altos y deudas recurrentes, me llevo a preguntar ¿por qué no me he ido todavía de mi país?

Es porque existe en mi todavía una esperanza inborrable e insuperable que me lleva a pensar que mi potencial y el potencial de mis conciudadanos puede dar mucho más y lograr cosas maravillosas. Suena irreal, utópico, mazoquista y anormal después de haber atacado a tantas personas y al gobierno de esta pequeña isla. Sin embargo, estoy seguro de que en muchos otros países han logrado muchas cosas sin tener que irse a otro país para buscar una respuesta a su problema. Después de todo, en épocas de crisis la creatividad se vuelve tan exitosa que logramos convertirnos en súper-humanos capaces de llevar a cabo cosas que jamás pensábamos que podíamos lograr.

Durante la crisis: comienza a pensar, a analizar y a cuestionar. Utiliza el conocimiento que tienes para buscar más información, y si tienes tiempo demás inviértelo en algún proyecto, o únete a un grupo de amistades o compañero/as y comienza a crear cosas. A innovar y emprender en tus ideas, y convertir tus sueños en realidad. Después de todo no tienes mas nada que perder pues el gobierno se ha quedado con tu dinero y los Estados Unidos con tu ciudadanía y tu dignidad. Así que, ¿qué esperas para actuar y lograr un cambio en tu vida personal?

Nota del editor: Abram Fuentes es profesor de sicología y comparte sus pensamientos en su blog La Muerte del Búho

Like this Article? Share it!

About The Author

Abram Fuentes es profesor y provee servicios de consultoría a pequeños y medianos negocios. Pueden leer más en su blog http://lamuertedelbuho.blogspot.com/