Thursday, January 18, 2018
¿¡En Serio!?

Agüeybana: El comienzo del fin

Alejandro Diaz 11/07/2015 Opinión

28
11 de julio de 2015
Alejandro Díaz

Ya es costumbre de los políticos en Puerto Rico culpar a las pasadas administración de los problemas del presente. Antes se culpaba al anterior inmediato, pero Aníbal, Fortuño y García Padilla han decidido culpar a todos y cada uno que han ocupado la gobernación. Pero, por fin la clase política enfila los cañones en la dirección correcta, Agüeybana. El cacique borincano cuyo nombre está grabado en la eternidad.

Para mí es inexplicable como hemos pasado décadas sin discutir la realidad de la administración de este “gran” cacique. Mientras muchos lo celebran por su valentía en el campo de batalla, olvidamos la realidad de su era. Una administración reconocida por la malversación de fondos y gastos excesivos en, por ejemplo, canoas de lujo y una colección exorbitante de guaníes. Inclusive, era la colección más grande del Caribe. También es de común conocimiento la adicción a las apuestas que tenía el cacique, en específico el apostar partidos de batú. Agüeybana no podía rehusar una lucrativa apuesta, especialmente cuando provenía de su némesis, Caguax. Este otro personaje utilizaba los partidos de batú para sacarle la mayor cantidad de dinero a Agüeybana aprovechándose de su avaricia e ignorancia de las reglas del batú (Agüeybana nunca jugó ni aprendió como jugar batú). Son estas apuestas, las cuales constantemente perdía, las que vaciaron las arcas boricuas y no permitieron adquirir el equipo necesario para luchar contra los españoles.

Pero, peor aún, fue su relación extra marital con Yuisa la gran cacique del área este de nuestra Isla. Sería poco decir que esta relación le traía problemas a Agüeybana. Las constantes peleas, las faltas de respeto en público y la naturaleza secreta de la relación consumieron a El Gran Sol. Tanto así que lo llevaron al alcoholismo (Es así que Agüeybana inventa el ron, true story. I shit you not). Al alcoholismo se le suman las apuestas, y a estas la vida lujosa insostenible. Agüeybana no tuvo otra opción que reunir a los líderes de las tribus del Caribe. Y así es como El Gran Sol comenzó el ciclo vicioso de préstamos que vivimos hoy.

Like this Article? Share it!

About The Author

Alejandro Díaz es un sports geek, amante de Star Wars obsesionado con la televisión. Le gusta el pop, rock, reaggae, salsa, ska y cuando nadie está mirando escucha un poco de bachata, merengue y reggeaton. A pesar de ser malo en los deportes es un campeón en Cranium y Life. Síguelo en Twitter @AlejoDiazRivera